Danza tu vida

Danza tu vida

miércoles, 21 de mayo de 2014

TRABAJANDO EN EQUIPO: LA PARÁBOLA DE LOS GANSOS SALVAJES

En primavera y otoño, fíjate en los gansos salvajes cuando vuelan hacia el norte o hacia el sur para pasar el verano o el invierno. 

Forman bandadas en forma de uve, como una punta de lanza. Quizás os interese saber lo que la ciencia ha descubierto sobre ésta forma de volar tan peculiar de los gansos salvajes, que también utilizan los pájaros. Se ha comprobado que cuando cada ganso mueve sus alas, se produce un movimiento en el aire que ayuda al ganso que va detrás. 

Volando de esta forma, el grupo completo aumenta su poder como mínimo un 77% más que si cada ganso salvaje volara en solitario. Las personas que comparten una misma dirección y tienen sentido de comunidad, pueden conseguir sus metas más fácilmente y más rápido porque se apoyan mutuamente.

Cada vez que un ganso salvaje sale de la formación siente inmediatamente la resistencia del aire en sus alas, se da cuenta de la dificultad de volar solo y rápidamente vuelve al grupo para beneficiarse del poder de la compañera que va delante. Si nosotros tuviéramos la inteligencia de un ganso salvaje nos mantendríamos al lado de esos que van en nuestra misma dirección.

Cuando el ganso que va delante de todo, en la punta del grupo, se cansa, se retrasa y otro ganso ocupa su posición. También nosotros obtenemos mejores resultados si nos turnamos los trabajos más difíciles. Los gansos que van detrás graznan (producen su sonido tan característico) para dar coraje a los que van delante a mantener el ritmo del movimiento de las alas. Una palabra de ánimo produce grandes beneficios.


Finalmente, cuando un ganso enferma o cae herido por un disparo, dos compañeras salen de la formación y lo siguen para ayudarle y protegerle. Lo acompañan hasta que está en condiciones de volar de nuevo o hasta que se muere. Solo en ese momento los gansos vuelven a su formación o se unen a otra bandada. Si nosotros tuviéramos la inteligencia de un ganso salvaje nos mantendríamos uno al lodo del otro para apoyarnos y acompañarnos.

Fuente desconocida


Tomada de la red