Danza tu vida

Danza tu vida

miércoles, 28 de mayo de 2014

EL PROCESO DE COACHING (V)

IDENTIFICAR RESISTENCIAS INTERNAS

Una vez seleccionadas las áreas a trabajar, recuerda formular los objetivos en positivo, interiorizarlos, visualizarte realizándolos y sentir tan intensamente como puedas la satisfacción de su logro.

A veces nos marcamos los mismos objetivos una y otra vez, abandonándolos al poco tiempo. ¿Cuánta gente conoces que ha intentado dejar de fumar varias veces? 

Una amiga que fumó dos cajetillas diarias durante 20 años, decidió, "de la mañana a la noche" que lo dejaba y así fue. No ha vuelto a tocar un cigarro. Recuerda que el primer mes fue duro. Si le preguntas cómo lo hizo, dice que por fuerza de voluntad. Pero cuando ahondas, ella se da cuenta de que sólo la voluntad no te ayuda a conseguir lo que deseas. Sosteniendo la voluntad están las creencias.
Ella creía firmemente que fumar era perjudicial para su salud y esta creencia se apoyó su voluntad.

Cuando te marques un objetivo, sé consciente de tus creencias. Así podrás encontrar las resistencias internas que te impiden conseguirlo, las cuales también se apoyan en creencias opuestas a lo que quieres conseguir.

Por ejemplo, puede ser que estés viviendo una situación de pareja que te haga infeliz, pero te ves incapaz de realizar cambios. Es posible que estés en un trabajo que te disguste, pero pasan los años y no haces otra cosa que quejarte. 

Busca tus resistencias internas. Busca la razón más profunda que te impide llevar a cabo tus objetivos. ¿Bajo la pereza y la falta de acción hay una sensación de que "no te mereces lo mejor"? 
¿Estás manteniendo una relación tóxica porque tu sentido de identidad esté basado en que sin pareja no eres nadie?  
¿No te atreves a buscar nuevos horizontes laborales porque tienes miedo de la carencia, de salir de tu zona de confort, a perder tu status?

Cada resistencia interna, cada bloqueo o limitación que nos imponemos requiere un cambio de creencias que no se da de la mañana a la noche.

Pero sólo hay que dar el primer paso.
Escrito por María