Danza tu vida

Danza tu vida

sábado, 31 de mayo de 2014

UN CURSO DE MILAGROS. CAPÍTULO 1

La mente que sirve al espíritu es invulnerable.

El espíritu es amor. 

No sufras si te equivocas. 
Si te descubres una y otra vez sirviendo a la voz del ego.
Respira, descansa.
Sabes que eres amor. 
Mira a tu interior. Una y otra vez. 
Respira, descansa. 
Pon tu mente al servicio del amor.

No nos enseñaron a poner nuestra mente al servicio del amor. 
Así que tenemos que olvidar lo que aprendimos.
Nos enseñaron a poner nuestra mente al servicio de 
otros intereses, que no eran los nuestros. 

Al servicio del "que dirán", de "a Dios rogando y con el mazo dando", 
"de más vale pájaro en mano que ciento volando", de las "buenas notas",
 "los buenos ingresos" y "familia de bien".

Yo prefiero mil pájaros volando que asustar uno entre mis manos.
Quiero ser yo misma despreocupada de lo que opinen los demás.
Quiero mirar en mi interior y descubrir que soy amor.
Quiero poner mi mente al servicio de ese amor.

Respiro, descanso. Soy invulnerable.

Escrito por María