Danza tu vida

Danza tu vida

jueves, 22 de mayo de 2014

EL PROCESO DE COACHING (III)


PROPONERSE METAS

Si ya has definido el áreas o áreas a trabajar, puedes empezar a marcarte objetivos.
Estos objetivos pueden ser a largo plazo y desglosarse en otros más a corto plazo que te ayuden a ir dando los primeros pasos, estableciendo un ritmo de trabajo.
El objetivo que te marques tiene que ser algo que realmente TÚ deseas. No se trata de agradar ni de complacer a nadie. ¿Qué es lo que realmente quieres alcanzar?

Es importante que el objetivo sea posible de conseguir. Es bonito soñar, pero perseguir un sueño imposible solamente es fuente de frustración constante. Sé realista respecto a tus posibilidades pero no disminuyas tu valor ni una pizca: eres capaz de mucho más de lo que imaginas.

¿Se puede cuantificar tu objetivo? Si es así, será más fácil valorar si lo has conseguido o no.

¿Es un objetivo que te motiva? ¿Te hace feliz trabajar en esa dirección?

Una vez tomada la decisión, sé plenamente consciente de aquello por lo que te estás esforzando. No lo sientas como una imposición externa. Vívelo como algo que surge naturalmente de ti. Imagínate como si ya lo hubieras conseguido, saborea el placer del triunfo y experiméntalo en cada célula de tu cuerpo.

Y pase lo que pase, que tu primer objetivo sea la PAZ. Sin paz interior no hay objetivo que merezca la pena conseguir. Con la mente serena y en paz podremos alcanzar cualquier cosa que nos propongamos.
(Escrito por María)