Danza tu vida

Danza tu vida

jueves, 21 de agosto de 2014

TU TRISTEZA

Lo intestaste una y otra vez, sin descanso. No dejaste de mirar para adelante, buscando caminos nuevos que te llevaran hacia el ideal que habías soñado para los dos. Hay cosas que se nos escapan de las manos, que por más que lo intentemos están más allá de nuestras posibilidades. "Mis asuntos, tus asuntos y los asuntos de Dios", dice Byron Katie. Este asunto ya no está en tus manos. Puedes hacer lo posible porque el camino que queda por recorrer sea lo más amable posible, pero ya está. Por lo demás sólo te queda confiar.

Así que confía. Permítete sentir, eso siempre, pero en el respiro que te den tus lágrimas, confía. Respira y entrega y piensa que donde tú no puedas llegar llegará otro, como ha sido siempre hasta ahora, tal y como tú has hecho. 

Descansa, en este momento no queda otra cosa que hacer.
Descansa que mañana el sol saldrá de nuevo y quizás la pena se suavice y se transforme en un poquito de sabiduría.

No estás sola.
Escrito por María