Danza tu vida

Danza tu vida

jueves, 3 de julio de 2014

ASOMARSE A UN CURSO DE MILAGROS. LECCIÓN 7

Lección 7: Sólo veo el pasado

Esta es la razón fundamental por la que nada de lo que veo significa nada, por la que le he dado a todo el significado que tiene para mí, por la que no entiendo nada ni mis pensamientos significan nada, por la que estoy disgustada, no por la razón que creo sino porque veo algo que no está ahí.

Sólo veo el pasado. Veo las cosas asociadas a mi experiencia de ellas en el pasado. Esta lámpara, el secreter, el albornoz que me regalaron. 

Dice el libro que todo lo que creo está arraigado en el tiempo. Si dejara de repasar objetos y me dedicara a pensar en personas, esto sería terriblemente cierto.  Veo a mucha gente asociada a su pasado conmigo. No siempre los veo a ellos, sino que veo un pasado en el hicieron o dejaron de hacer, se portaron de esa manera o de otra.

La lección sólo me pide que me dedique a objetos, así que suelto estas ideas y me comprometo con mi aprendizaje. Veo el pasado en estas flores, veo el pasado en mi guitarra, veo el pasado en este teléfono. Sólo veo el pasado en todas las cosas.

Pienso en cuántas celebraciones conmemorativas del pasado se celebran por todo el mundo. Día de los caídos aquí o allá, en recuerdo de las víctimas de esto o aquello, en memoria de sea cual fuere lo que aconteció, incluso cuando lo mejor sería perdonarlo y olvidarlo. Se crea un culto a la memoria histórica, al recuerdo,  a base de alimentar odios y rencores, muchas veces a costa de la paz.

Pienso en el mundo de la política y los gobernantes,  que se echan en cara continuamente lo que unos y otros hicieron en el pasado, en vez de reconocer los errores y rectificar.
Se me vienen a la cabeza tantas familias que pueden pasarse años echándose en cara pequeñas rencillas y malos entendidos.

Sólo veo el pasado. Sólo vemos el pasado.

“Tu mente puede estar poseída por ilusiones, pero el espíritu es eternamente libre. Si una mente percibe sin amor, percibe tan sólo un armazón vacío y no se da cuenta de el espíritu que mora dentro” (Texto 1.1.3.8)



No quiero percibir sin amor por estar proyectando el pasado en mi presente. Mi espíritu eternamente libre desea ser eternamente amoroso, y honrar la esencia y la belleza de todo lo que es. Quiero aprender.

Escrito por María