Danza tu vida

Danza tu vida

viernes, 5 de abril de 2013

LA MIRADA DEL AMOR. EL SER ESPIRITUAL (I)

Quiero ser más espiritual, me dijo un amigo hace poco. Yo me quedé pensativa y lo primero que se me vino a la cabeza fue recomendarle la meditación y algún libro. 
Más tarde, paseando con mi perro, me pregunté cómo despierto yo mi espíritu día a día. He cambiado mucho últimamente. Cierto que todos los cursos que he hecho y los libros que he leído han ayudado: han preparado el camino. Pero el estudio, los cursos, la lectura sin la práctica no llevan a ninguna parte. Albergamos un montón de conocimientos y no los ponemos en práctica. Así sólo se consigue una espiritualidad descafeinada que no incide en tu vida prácticamente en nada. Es un poco como ir a misa los domingos y el resto de la semana "A Dios rogando y con mazo dando".
Entonces, ¿qué he hecho que las cosas cambien y sigan cambiando día a día a mejor? (Cuando digo a mejor, quiero decir a más paz y serenidad)
Creo que empecé con un cambio de mirada. En los talleres de biodanza lo llamo la mirada del amor. Por ejemplo, cuando voy por la calle me imagino que todos los que se cruzan en mi camino están unidos a mí por haces de luz, que parten de su corazón y se entrelazan unos con otros. Sencilla visualización que me ayuda a recordar que todos somos Uno. Me ayuda a recordar que mi espiritualidad va de la mano del amor y la conexión con todos los seres de este planeta. No es cosa mía y de mi Dios: es cosa mía y de mis herman@s, y mía y todos los seres vivos, porque todos somos Dios. 
Igual pensáis que estoy como una cabra. Puede ser, pero también he vivido lo otro: el caminar sintiendo que todos son "los otros", separados, distintos y temibles. ¡Eso ciertamente no me aportaba ninguna paz! Son pensamientos dementes que no deseo alimentar.
Algo que para mí es evidente: un ser espiritual vive en paz y serenidad. Habrá altibajos, pero cada día que pasa es más fácil volver a tu centro, donde te conectas con una fuente infinita de amor.
Entonces, ¿quieres ser un poco más espiritual? Comienza practicando un cambio de perspectiva. Donde antes veías cuerpos que juzgabas, comparabas, analizabas, aprobabas o condenabas, intenta ahora ver espíritus, creados como tú a semejanza del amor. Espíritus más o menos conscientes, más o menos despiertos, más o menos libres... 
Y, por favor, empieza por ti mismo. Mira más allá de tu cuerpo (pero no dejes de mirarlo con amor) y sé consciente del espíritu que habita en ti: un espíritu que no carece de nada, es pura belleza y libertad.
"No sólo fuiste plenamente cread@, sino que fuieste cread@ perfect@"(Ucdm)
Empieza hoy, entrénate para ayudar a otros. Respira hondo y suelta lo que te pesa. Practica la mirada del amor. Porque dentro de ti hay un lugar en el que amas a tu hermano con un amor perfecto.
Escrito por María